Los concellos con edificios medievales se alían para promover su patrimonio

La Opinion – PILAR MERA

El conselleiro apuesta por promocionar el turismo en castillos, torres y fortalezas

Aunque algunos de ellos están cubiertos de maleza o están cerrados al público por decisión de sus propietarios, Galicia está plagada de castillos, torres, fortalezas y otras construcciones defensivas del Medievo. Para poner en valor este patrimonio histórico y cultural, varios municipios gallegos han puesto en marcha la Asociación de Ayuntamientos con Castillos, Torres y Enclaves Históricos, una entidad que se presentó ayer oficialmente en la isla de San Simón.
Según el portavoz de la asociación, Francisco Nóvoa -presidente de la Asociación de Amigos do Castelo de Maceda (Ourense)- entre Galicia y el norte de Portugal hay «unos 125 municipios que cuentan con alguna de estas estructuras defensivas medievales». «El objetivo es unirnos para poder asociarnos, y ofrecer información conjunta de las ayudas o proyectos, tanto a nivel europeo como estatal o autonómico, que permitan conservar, promocionar y explotar turísticamente este patrimonio», dice.

De momento, ya han contactado con representantes de unos 40 ayuntamientos gallegos -entre ellos los de Ferrol, A Coruña y Culleredo, donde se ubican el castillo de San Felipe, el de San Antón o la torre de Celas-, que ayer acudieron a los actos de San Simón, titulados O pasado ten futuro y a los que también asistió el conselleiro de Cultura, Roberto Varela, quien subrayó que la recuperación y valorización de estos espacios «emblemáticos» es imprescindible para sacar adelante la apuesta de la Xunta por «un turismo desestacionalizado que pueda generar riqueza durante todo el año y contribuya al desarrollo económico del país». Por ello, Varela hizo un llamamiento a la «cooperación activa entre las administraciones» para la conservación y difusión del patrimonio monumental.

Aviso a los propietarios

En las jornadas también intervino el fiscal superior de Galicia, Carlos Varela, quien destacó la importancia de que este patrimonio esté en manos públicas. «Aún quedan muchas edificaciones en las manos de particulares que, con afán especulativo, prefieren ver cómo se derrumban torres y castillos antes de llegar a un acuerdo razonable con las instituciones públicas», dijo Varela, que recordó que la Constitución establece la protección del patrimonio cultural, con independencia de su titular. «La propiedad privada no es un derecho absoluto, los ciudadanos no pueden actuar sobre sus bienes de cualquier manera, modificar como les parezca un pazo, o dejar arruinar un castillo o un hórreo ni destruir un yacimiento arqueológico», añadió el fiscal. Varela subrayó que estos delitos están castigados con hasta cuatro años de prisión y advirtió de que la Fiscalía «estará siempre atenta para evitar cualquier infracción».

Además, el fiscal instó a los Ayuntamientos que cuentan con alguna de estas construcciones históricas a asociarse a la hora de pedir, por ejemplo ante la Unión Europea, subvenciones para rehabilitar el patrimonio cultural. Según Varela, la «precariedad financiera» que sufren la mayoría de los municipios gallegos hace que el patrimonio monumental «esté desprotegido».

La Opinion 19-11-2009

© Copyright 2021 Setestrelo - Wordpress - Sitio WEB alojado y actualizado por Novo Milenio