La Voz de Galicia – La soberanía estética de Galicia guió los premios Gómez Román

Maceda acogió en la jornada de ayer los actos de entrega de los premios Manuel Gómez Román de arquitectura que convoca la asociación de Amigos do Castelo de Maceda, Setestrelo. En un marco incomparable, personalidades de toda Galicia, relacionadas de forma directa o indirecta con el mundo de la etnografía y la arquitectura, se dieron cita para acompañar a los ganadores de la presente edición.En la modalidad de edificaciones tradicionales rehabilitadas o restauradas recogieron el premio Estefanía Vázquez Müller y Roi Feijoo Rey -del estudio müller.feijoo arquitectos de Ourense-, por la rehabilitación de una vivienda en la calle Liberdade, 24 de la capital de As Burgas. En la modalidad de construcciones adjetivas rehabilitadas o reconstruidas los galardonados fueron Óscar Andrés Quintela y Lourdes Pérez Castro – del estudio Arrokabe arquitectos-, de Santiago, por la rehabilitación de una antigua construcción de secado e industria de madera en Sorribos, Abelleira (Muros), para uso de la Escola de Deportes Náuticos.

Agradecimientos

En el momento de recoger el premio, todos agradecieron la deferencia del jurado a la hora de elegir sus proyectos y coincidieron en alabar el trabajo didáctico y arquitectónico de Manuel Gallego Jorreto, que ayer acudió al acto para recoger la medalla de plata, Manuel Gómez Román.

El veterano arquitecto gallego agradeció la distinción recibida y destacó la figura de Gómez Román como un hombre de fuertes convicciones e ideas «escasas en general y en particular en la arquitectura». Alabó su capacidad de crear, de emocionarse y su mirada sensible calificándolo como «un hombre de coraje».

La Voz de Galicia 16-10-2011-c

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deixa un comentario


Nome*

Email (non será publicado)*

Web

Teu comentario*

Enviar comentario

© Copyright 2019 Setestrelo - Wordpress - Sitio WEB alojado y actualizado por Novo Milenio